Ecos de Asturias…

En la música como en cualquier momento de la vida, hay historias mínimas cargadas de una energía particular y nuclear. Eso fue lo que me paso en mi retorno a Avilés esa Villa milenaria que formo parte de mi vida durante 2 años en mi escape de la gran ciudad. Era un retorno esperado, ya que en ese tiempo que disfrute de esa tierra hermosa que es Asturias hice un gran grupo de amigos y músicos que formaron parte de esa historia. Uno de esos amigos lleva con mimo y preseverancia una sala, “La Caverna de la Bestia”, que es un referente actualmente en lo que a conciertos se refiere y si que existe un trabajo under, que podría llamarse de culto, en intentar llevar propuestas que de otra manera se perderían entre el silencio cultural que gobierna esa ciudad, que en el pasado tuvo a golpe de militancia artística un pasado rico en propuestas. Fue una preciosa noche llena de momentos cargados de sentimientos, encuentros con amigos y caras conocidas, un concierto redondo con experimentación, loops y nuevos sonidos que no había probado anteriormente, la gente salió cargada de esa energía y de eso se trata esto. Este es un pequeño homenaje a gente que como Alberto y Corin llevan esos templos escondidos que pueden superar a cualquier estadio, ahí existe realmente el amor hacia este arte tan maltratado por el negocio y los tópicos.

Un par de notas referentes al regreso:

Entrevista El Comercio Digital

Myspace La Caverna de la Bestia