El vaivén del tiempo (Dedicado a Mario Benedetti)

El vaivén del tiempo (Dedicado a Mario Benedetti)

Entre canales de arrugas sabias,
se despidió desafiando al destino,
con blancas palabras y nubes
desde una ciudad con mirada de río.

Bebió la miel y la paz de los pobres,
la botella vacía, pero llena de historias,
la borra de un café que se quedó en la memoria
en la pausa constante de una farola.

Amo los vaivenes del verano eterno,
a veces con mirada de gato y otras,
con mirada de puerto viejo.

Invito a Onetti a rendir culto,
al juego del lienzo y los secretos,
entre cartas marchitas y besuconas,
con los ojos de Idea en el recuerdo.

Espero el ocaso sin temerle,
al pacto del tiempo y el universo.

Pablo Sciuto (17/05/2013)